La Diputación Provincial de Jaén ha propuesto la concesión del título de Hijo Adoptivo de la provincia al poeta Miguel Hernández, “uno de los escritores españoles más destacados del siglo XX por sus valores literarios y humanos y un autor muy vinculado a la provincia de Jaén, más aún después de que en 2012 adquiriéramos el legado de este autor”. Así lo subraya el máximo responsable de la Administración provincial, Francisco Reyes, que ya ha iniciado el expediente correspondiente atendiendo a la normativa fijada en el Reglamento de Honores y Distinciones de la Diputación de Jaén aprobado el 3 de enero de 2009.

De esta forma, Miguel Hernández, del que el pasado año se cumplió el 80 aniversario de su fallecimiento, se convertirá en la segunda persona tras José Luis García Lomas en recibir este reconocimiento, que como figura en este reglamento se puede otorgar a personas que, no siendo naturales de la provincia de Jaén, por sus cualidades personales o méritos, y singularmente por sus servicios en beneficio, mejora u honor de la provincia jiennense, hayan alcanzado tan alto prestigio y consideración general. Al respecto, Francisco Reyes valora que por medio de “la vinculación de la provincia de Jaén con la figura de un poeta de relevancia, reconocimiento y eco universal, proyectamos nuestra identidad al mundo entero a través de la obra hernandiana”.

Los lazos de Jaén con Miguel Hernández se han estrechado en los últimos años tras la adquisición de su archivo y la elección de su poema ‘Aceituneros’ como letra para el himno oficial de la provincia, pero los vínculos de este artista con el territorio jiennense “se remontan a dos acontecimientos trascendentales en su vida”, según recuerda el presidente de la Diputación, quien alude a su presencia durante la Guerra Civil en el frente de Jaén como comisario de cultura para dirigir el periódico Altavoz del Frente Sur y, sobre todo, a su boda con la quesadeña Josefina Manresa.

Con el tiempo, este binomio Jaén-Miguel Hernández se ha consolidado, ya que “aunque se inició con su relación afectiva con Josefina Manresa, con la que pasó su luna de miel en tierras jiennenses, se intensificó también desde el punto de vista literario, cultural y periodístico, ya que en nuestra tierra escribió buena parte de su obra de compromiso social y literatura de combate”, incide Reyes.

La vinculación que mantuvo en vida el poeta oriolano con la provincia jiennense se ha acrecentado en la última década, sobre todo a partir de que con motivo del bicentenario de la Diputación de Jaén se decidió que el poema ‘Aceituneros’ fuera la letra del himno de la provincia. El acuerdo con los herederos del poeta para la cesión de derechos de uso de estos versos estrechó las relaciones entre ambas partes, lo que propició, según recuerda Francisco Reyes, que ante “la desprotección en que en ese momento se encontraba el legado hernandiano, decidiéramos ofrecernos para que se depositara en el Instituto de Estudios Giennenses para su custodia e inventario en el verano de 2012”.

Pocos meses después se consumó la adquisición de estos fondos por parte de la Diputación con el “compromiso de poner a disposición del mundo uno de los mayores legados literarios que existen”. Este objetivo se cumplió “en un tiempo récord a través de la clasificación y digitalización de todos los elementos que conforman este legado, formado por 5.819 registros bibliográficos y 26.684 imágenes, cuyo acceso es totalmente gratuito a través de internet”, explica Francisco Reyes, quien concluye señalando que “así está a disposición de todos los estudiosos de la vida y obra de este poeta, que ha vuelto a nacer de nuevo en Jaén en el siglo XXI contribuyendo así al progreso de nuestra tierra, de ahí que hayamos decidido impulsar este expediente para otorgarle el título de Hijo Adoptivo de la provincia de Jaén”.

 

Redacción

Redacción